top of page
  • odeley

12 Razones por las cuales, como médico, no practico la eutanasia


Bienvenidos a mi blog. Hoy quisiera abordar un tema muy delicado, pero sumamente importante en la práctica médica: la eutanasia. A lo largo de mi carrera, he llegado a la conclusión personal de no practicarla. A continuación, les presento mis doce razones.


1. Juramento Hipocrático: Al iniciar mi viaje en la medicina, como todos los médicos, hice el Juramento Hipocrático, que dicta "Primero, no hacer daño". En mi interpretación personal, practicar la eutanasia estaría en contradicción con este compromiso fundamental.


2. La medicina es vida: La esencia de la medicina, en mi opinión, radica en la curación, alivio del dolor y prolongación de la vida. La terminación activa de la vida parece ir en contra de estos principios fundamentales.


3. Cuidados paliativos: Vivimos en una era en la que la medicina paliativa ha hecho avances significativos. Hay muchas herramientas disponibles para manejar el dolor y el sufrimiento al final de la vida. Me preocupa que la eutanasia pueda restar importancia a estos esfuerzos.


4. Efecto dominó: La legalización y práctica de la eutanasia pueden tener consecuencias de gran alcance, potencialmente creando un efecto dominó hacia la desvalorización de la vida humana y la apertura a abusos.


5. Influencia negativa: Me inquieta la idea de que mis acciones puedan influir en futuros médicos para que vean la eutanasia como una solución rápida a situaciones complejas de final de la vida.


6. Apoyo emocional: Considero que una parte integral de mi papel como médico es brindar apoyo emocional a mis pacientes y ayudarles a lidiar con sus enfermedades, en lugar de simplemente eliminar su sufrimiento a través de la eutanasia.


7. Compasión y esperanza: La medicina debe ofrecer a los pacientes compasión y esperanza, en lugar de la desesperanza que a menudo acompaña a la enfermedad grave.


8. La vida es preciosa: Mi filosofía médica se basa en la creencia en el valor intrínseco y la dignidad de la vida humana, independientemente de la salud física de una persona.


9. Errores médicos: Reconozco que la medicina no es infalible. Los diagnósticos pueden ser incorrectos, y tomar una decisión irreversible basada en un posible error es un riesgo que no estoy dispuesto a correr.


10. Dificultades emocionales: La práctica de la eutanasia puede causar estrés emocional y moral para los médicos. Esto puede afectar nuestra capacidad para cuidar a otros pacientes y comprometer nuestro bienestar emocional.


11. Peso en las decisiones: No me siento cómodo con la responsabilidad de terminar activamente la vida de una persona, incluso en circunstancias de gran sufrimiento.


12. Alternativas existentes: Creo firmemente en la exploración de todas las opciones éticas y compasivas para cuidar a los pacientes al final de la vida antes de considerar la eutanasia.


Quiero hacer hinc


apié en que este es solo mi punto de vista personal. Respeto profundamente a todos los profesionales de la salud y las decisiones que toman en base a su juicio clínico y ético. Todos abordamos esta cuestión ética compleja y sensible a nuestra manera. Mi esperanza es que este post pueda proporcionar una perspectiva adicional en el continuo diálogo sobre la eutanasia. Gracias por leer.

Dr. Pablo Odeley Puente Fumero

21 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Me encantaría conocer mas

Like
bottom of page